La Obesidad en el confinamiento COVID-19

El COVID-19 ha entrado a nuestras vidas para quedarse y este ha modificado nuestros hábitos tanto de vida como nuestro entorno social. Si contar con lo más grave de esta Pandemia que evidentemente son las pérdidas de tantas vidas humanas.

En cuanto a la repercusión que ha tenido el COVID-19 en la obesidad, diré que de entrada se ha producido un confinamiento y que este “NO” nos ha beneficiado en nada en absoluto a nosotros los obesos, es más no ha perjudicado tan gravemente que formamos parte “los obesos” de la población de mayor riesgo.

 

El confinamiento lo ha cambiado todo. Desde nuestros hábitos alimenticios y deportivos como nuestros itinerarios de ritmo de vida. Viéndose estos modificado también entre la relación de la  vigilia y el sueño. Todo esto nos ha conllevado, a un incremento de peso en casi más del 90% de toda la población en general.

Además del estrés que genera el estar recluido y privado de liberta de movimiento y el de no saber a ciencia cierta a que peligro o amenaza nos enfrentamos y cómo podemos tanto protegernos como combatirlo.

Este estrés no ha llevado a comer de una forma compulsiva y desorganizada además de contar con el incremento tanto en la cantidad de comida que se ha ingerido como en la cantidad de cierto alimento ultra-procesados y de los denominados “calorías vacías” como son los snack, los pasteles o dulces, el alcohol, etc., etc.,

¿Qué medias podemos tomar para no recaer o caer en el error y poder mejora nuestra salud y calidad de vida?

Pues primero, debemos de ser consciente de que la obesidad es una enfermedad crónica, progresiva e irreversible y por tanto nosotros los obesos somos pacientes crónicos.

Esto implica que no deberíamos nunca de abandonar o dejar al azar nuestro tratamiento que es principalmente: la alimentación y la regularización de nuestra actividad física.

Por tanto sea que estemos en casa confinados o no, debemos tener una regularidad en nuestras actividades cotidianas y no abandonarnos por completo.

Debemos guardar nuestras horas de sueño y levantarnos con una rutina diaria que ponga freno y control a nuestros hábitos alimenticios.

También aprovechar cualquier momento que podamos para poder hacer un mínimo de actividad física diaria que nos permita poder ejercitarnos. Y por último se consiente de los que ingerimos sea tanto solido como liquido puedes traernos consecuencias para bien como para mal, por tanto mantengámonos ¡alerta! Y  no bajemos la guardia.

Jesús Javier Díaz Rico – I Simposio sobre Obesidad – III Congreso Online en Ciencia Sanitaria

Jesús Javier Díaz Rico, fundador de una de las asociaciones colaboradoras del congreso como es ASEPO. Presentó el resumen de su ponencia que se emitió durante los días 1, 2 y 3 de julio del 2020 en el congreso online. El tema de esta ponencia es la obesidad en todas sus facetas.

¿Qué es la obesidad?

“La obesidad es una enfermedad, crónica, progresiva e irreversible”.

 

Se habla de obesidad cuando el organismo contiene demasiada grasa, o sea, existe una hipertrofia general del tejido adiposo, un índice de masa corporal (IMC) en el adulto mayor a 30 kg/m², según la Organización Mundial para la Salud (OMS). También se considera señal de obesidad al perímetro abdominal que, en hombres, es mayor o igual a 102 cm. y, en mujeres, mayor o igual a 88 cm.

No obstante, hay que señalar que no podemos interpretar el aumento de peso como un aumento de grasa, ya que es perfectamente posible que un individuo haya subido de peso debido a una retención hídrica, por lo que, en este caso, no hablaríamos de obesidad.

Sin embargo, muchas personas obesas coinciden en que a lo largo del año su peso fluctúa, casi sin posibilidad de mantener una cifra o valor constante. Esto es un indicativo de que la obesidad es una enfermedad crónica.

¿Por qué hablamos siempre de sobrepeso en el caso de obesidad?

El sobrepeso y la obesidad no son lo mismo. La obesidad es el incremento del peso corporal por encima de un 15% del valor considerado normal, como consecuencia del aumento de la grasa corporal. El porcentaje de personas que encajan en esas dos categorías, sobrepeso y obesidad, se determina mediante el Índice de Masa Corporal (cálculo entre la estatura y el peso del individuo) y, en este sentido, la OMS considera que existe sobrepeso cuando el IMC es igual o superior a 25 kg/m².

«El sobrepeso es “imperceptible” visualmente, y NO es una enfermedad a diferencia de la obesidad que ¡Sí! lo es, desde su estadio I”

 

¿Dónde se clasifica la obesidad como enfermedad?

Todos sabemos que según su etiopatogenia (según la causa y la fisiopatología consecuente) las enfermedades se pueden clasificar en:

Enfermedades endógenas.

Enfermedades exógenas.

Enfermedades ambientales.

Enfermedades de etiología multifactorial.

El gran secreto de la obesidad. La etiología.

¿Se puede curar la obesidad?

La obesidad no puede curarse, al menos en términos de número de células grasas, y cuesta tanto mantener el peso corporal una vez que se ha reducido. Aunque bajemos de peso y disminuyamos el tamaño de las células grasa, está aún es metabólicamente activa, por lo que puede seguir almacenando lípidos de por vida.

Comorbilidades (tipos de enfermedades), dolencias y trastornos asociados a la obesidad:

  •     Cardiovasculares
  •     Arteriosclerosis
  •     Diabetes mellitus tipo II
  •     Alteraciones metabólicas
  •     Respiratorios
  •     Osteoarticulares
  •     Digestivos
  •     Renales
  •     Cutáneos
  •     Problemas gestacionales
  •     Problemas gonadales
  •     Problemas sexuales
  •     Problemas neurológicos
  •     Hematológicos
  •     Quirúrgicos y anestésicos
  •     Problemas oncológicos
  •     Problemas psicológicos
  •     Problemas sociales

Más información en el III Congreso Online en Ciencia Sanitaria

Estos son algunos puntos clave que podremos ver en la ponencia sobre obesidad de Jesús Javier Díaz Rico dentro de nuestro congreso online. Además de otros muchos como puede ser la obesidad hoy en día y algunos aspectos más técnicos dentro de la etiología de la misma.

CONFERENCIA

Desde Ciencia Sanitaria y en concreto desde el III Congreso Online en Ciencia Sanitaria, queremos destacar que hoy en día la obesidad es un problema o enfermedad muy grave y como comentará en su ponencia Jesús Javier,  es considerada por muchos expertos como la enfermedad del Siglo XXI. Aunque esto, tal vez pueda cambiar ahora por el tema de la pandemia del COVID-19, también conocido como coronavirus.